DISFRACES SEXUALES

Además de Disfraces Sexuales en nuestra tienda tenemos:

El imprescindible donde se precie para mantener una relación sexual segura y placentera. La mejor selección de condones que puedas encontrar

¿Por qué comprar disfraces sexuales?

Tal vez te apetezca sacar tu lado más juguetón, ameno y sensual, en la intimidad.

Escoja cama, salón, baño o bien cocina, mas disfrute del baile de papeles que le ofrece estas disfraces sexuales.

Si todavía no sabe de qué manera disfrazarse, tal vez le asista alguna de estas propuestas.

Así sea pues festeja la celebración de disfraces en su casa, o bien en una fiesta de disfraces sexuales, o  en solitario con su pareja, parejas, probar un trío o bien orgía de disfraces sexuales, al gusto del consumidor, va a poder poner en juego su imaginación y gozar sintiéndose muy, muy diferente.

La magia de los disfraces sexuales consiste en que nos hace sentir diferentes. Ponerse un corsé de cuero, nos ayuda a sentirnos más sensuales, como resulta lógico. Toda vez que nos dejemos llevar y gane la actitud asociada y no la vergüenza que puedea acompañarnos a veces. Si sabemos jugarlo lo disfrutaremos mucho.

Jugar a disfrazarse y sentirnos sensuales, siempre y en todo momento con sentido del humor, hace que se encienda la chispa o bien se reanime. Así, si siente que en su vida sexual faltan ciertos graditos, no lo dude, disfrácense.

No es preciso adquirir un enorme disfraz, si bien asimismo podemos recurrir a tiendas especializadas. Puede hallar en su casa muchos complementos que, aparte de ofrecerle un disfraz único, ejercitarán su inventiva, cuestión tan esencial a nivel sexual. Soñar mientras que nos diseñamos el modelo carnavalesco, nos va a hacer elevar nuestro deseo imaginando la reacción del otro, siendo un buen ejercicio para adiestrar nuestra clave erótica.

Asunto entre robots o bien automátas. ¿Le agrada el cine fabuloso? Este es su disfraz. Coja múltiples rollos de papel de plata y decore su cuerpo con brazaletes, tobilleras, collares o bien cinturones plateados. ¿Qué tal lencería del mismo estilo? Si no se siente un bocadillo y se centra en actuar de forma robotizada lo logrará. Asistiría ponerse unas lentillas extraterrestres o bien alumbrar el espacio con lámparas de color variable y música de aventura en el espacio, cuando menos para jugar al comienzo, entonces déjese llevar. Y a gozar del sexo interplanetario.

Jugando a los médicos. A absolutamente nadie le agrada ponerse enfermo, excepto si es para jugar y se lo monta con su doctor o bien doctora cachonda. Inviertan papeles, no se queden con el tradicional de la enfermera con escote, o bien sí. Quizás su doctor le deba hacer alguna ‘prueba’ donde necesite inmovilizarle o bien deba auscultar su cuerpo en profundidad, desde una postura poco frecuente. La bata blanca va a ser esencial y se puede lograr sencillamente material médico de plástico en estas datas, si bien la juguetería sexual, podría emplearse como pseudo material médico. “Veré el estado de su clítoris, tal vez debamos ‘operar’ de urgencia y sacar ese clímax, señora”, le notifica su doctor, o bien “Deberá practicar sexo oral 3 veces al día para recobrarse, caballero”, le podría decir su doctora. Y, ¿Qué me afirma de jugar a ser doctores residentes que se lo montan en el cuarto de limpieza a lo largo de una guarda? Ahí lo dejo.

Fieras en la jungla de su alcoba. Escoja un ‘fursuit‘, o bien disfraz de animal de peluche. Pueden desde unas orejas, una cola y unos bigotes maquillados, hasta un disfraz de cuerpo entero. Únase a la cultura ‘furry fandom’, asimismo famosa como ‘furrydom’, ‘furridom’, ‘fur fandom’ o bien ‘furdom’, por Carnaval. Desate sus fantasías más animales. Relamer, rascarse el pelaje o bien olerse, efectuar el cortejo y pasar a la acción a lo perro, puede ser realmente entretenido. Háganse cosquillas y comuníquense con su idioma animal. Cuidado con no comer mucha pelusa ni pasar calor en demasía con las pieles. Les va a dar mucho juego y placer.

Escoja su opción o bien invente una nueva y ¡a gozar!