Como usar un vibrador

Como usar un vibrador.Los vibradores pueden hacer maravillas por tu vida sexual en pareja. No hay regla que afirme que solo los puedes emplear cuando estás sola, implica a tu compañero y diviértanse juntos. ¡No te arrepentirás! Solo tienes que saber de qué manera utilizar un vibrador acompañada.

5 formas de como usar un vibrador:

A fin de que le pierdas el temor, te damos 5 formas a fin de que aprendas a utilizar un vibrador con tu pareja. Recuerda que lo más esencial es la comunicación. Que no te de pena solicitar lo que precisas ni hablar de lo que te agradaría, es para bien de los dos.

 

1. Con ropa: Si no te sientes tan cómoda con la idea de traer elementos externos a la cama, ¡no los utilices en cama! Cuando estén en un sitio más neutral (como la sala o bien frente al T.V.) coméntale a tu pareja que le tienes una sorpresa y muéstrale tu adquisición pasándole el vibrador sobre la ropa. Es una forma poco intrusiva de abordar el tema y la sensación que le provocarán las vibraciones sobre la ropa lo persuadirán de proseguirlo usando.

dos.- Un tanto de lubricante: Ya antes de comenzar a jugar, sobre todo la primera vez que lo emplees, no está de sobra emplear unas gotas de lubrificante. Esto es singularmente esencial si piensas en penetración, mas ayuda a que el juguete resbale y se sienta más agradable sin importar lo más mínimo de qué forma lo utilices.

 

tres.- Déjalo jugar: Si piensas que se pueda sentir un tanto inseguro por tu sugerencia de emplear un vibrador en cama, entrégale el poder. Pídele que te sostenga las manos a la cabecera a fin de que sea quien controle el empleo del juguete. Así tu placer va a depender absolutamente de él, y probablemente la vas a pasar realmente bien.

cuatro.- Para él: Este juguete no es solo para las chicas. Incluso cuando tu hombre no sea entusiasta de la experimentación, puedes utilizar el vibrador para acrecentar su placer. A lo largo del sexo oral, presiona el juguete contra tus mejillas para acrecentar las sensaciones de tu chaval. Créenos, te lo agradecerá.

 

cinco.- El voyeur: A los hombres les agrada observar. Si consigues deshacerte de la pena, ¡por qué razón no darle un espectáculo! Recuerda que para él eres una mujer impresionantemente sensual. Sencillamente recálcaselo utilizando el vibrador frente a él. La imagen se va a quedar en su psique por siempre.

 

Arriésgate a probar cosas nuevas en tu habitación para acrecentar la sensualidad y el erotismo en tu vida íntima. Ciertos accesorios pueden prosperar el acercamiento con tu pareja. Y , ¿de qué manera utilizas el vibrador en pareja?

 

Utilizar un vibrador por vez primera no es sencillo ni bastante difícil, realmente se trata de otra cosa. Sencillamente por ser algo nuevo y formidablemente sensual, se viva en soledad o bien en compañía, estrenarse con él resulta una aventura imborrable, mas no siempre y en toda circunstancia recordable.

vibrador de oro¿Mas, de qué forma comenzar? Contra lo que probablemente piensas, no hay que ir directos a los genitales. Acariciarse el cuerpo anteriormente con él (la cara, el cuello, los brazos, las piernas, el pecho y demás) es una forma simple de portarse con plena naturalidad, sin nervios ni pudor, conforme se puede leer en sexologos.net.

Relajarse y gozar

Asimismo tenemos que tomar cautelas al emplearlo si la máquina no está desarrollada para resistir el contacto con el agua. Por ende, nada de tener la piel mojada (no en la ducha, en el baño, piscina ni con la piel húmeda), aunque podemos aplicarnos una loción anatómico o bien un aceite de masaje que nos complazca para facilitar las caricias.

Tras unos días de práctica o bien, sin precisar aguardar tanto, en el momento en que nos sintamos cómodos con el vibrador va a ser el instante ideal para llegar a las partes íntimas. Despacio, lo acercaremos al clítoris, a la vagina, al pene y, normalmente, en diferentes zonas erógenas o bien , en el caso de los vibradores singulares para hombre o bien mujer, justo allá donde el vibrador tiene que trabajar.

En todo instante vamos a sentir unas suaves vibraciones que podemos modular conforme la presión ejercida, los movimientos o bien el sitio donde se aplique. Una experiencia que asimismo podemos hacer diferente si probamos accesorios intercambiables.

Si sientes que tu mano vibra demasiado, un truco es bajar la potencia o bien asimismo introducir uno o bien 2 dedos en la vagina para supervisar mejor el aparato. Si bien las primeras veces tampoco se trata de lograr el clímax. Sencillamente tenemos que localizar la forma de sentir el vibrador como algo próximo y rutinario.

Van a bastar sesiones de una cuarta parte de hora diario, más o menos, para ir familiarizándonos con él. Si bien, como es lógico, eso no quiere decir que todo el planeta vaya a reaccionar igual ni necesite esta adaptación. Por ende, si vas más deprisa y tu experiencia es agradable, mejor que mejor.

Usarlo en pareja es otra alternativa. Aun puede ser más entretenido y simple al poder compartir las sensaciones o bien aprender juntos a conocer vuestros cuerpos de forma individual y recíproca. Por el hecho de que, si bien sean máquinas, realmente son dispositivos dirigidos por personas que pueden cambiar la presión, velocidad y seleccionar donde se aplica, como ocurre con las caricias o bien los besos.

 

– ¿De qué manera se utilizan? Ya antes de comenzar, te invito a leer las instrucciones ¡De veras! En la actualidad hay vibradores que hacen de todo: viran para la derecha, viran cara la izquierda, tienen balines, doble penetración, estimulación del clítoris. Ciertos tienen velocidades y también intensidades en el nivel de vibración, conque busca el que más se adapte a tu ritmo.

Normalmente se les pone un tanto de lubrificante –base agua- para poder introducirlos más de forma fácil en la vagina o bien jugar con la vulva, de forma tal que no irrite la piel ni hiera. Al final, lo único que precisas hacer es probarlo y ver qué sientes y dónde sientes mejor. Procura comenzar de lo más suave como mucho intenso, a fin de que las sensaciones no te abrumen.

– ¿Cuánto tiempo debo emplearlo? Por todo el tiempo que desees y/o precises, no hay un tiempo determinado, es al gusto de la clienta. Solo te aconsejaría que ya antes de adquirirlo, examines que no haga mucho estruendos, a fin de que te sientas libre de emplearlo todo el tiempo que desees en donde desees.

Si no te quieres quedar sin batería, mejor adquiere uno que utilice pilas AA y no las de reloj, puesto que las primeras son considerablemente más simples de lograr ¡a cualquier hora del día!

– Frecuencia: tan seguido como te sientas a gusto. No hay una frecuencia recomendada, sencillamente la que te haga sentir bien ¡esa es la adecuada para ti!

– Datos curiosos. La manera del vibrador se la debemos al médico británico Joseph Mortimer Granville, quien en la década de mil ochocientos ochenta patentó un aparato electromecánico de forma fálica como instrumento terapéutico para realizar el ‘masaje pélvico’ en forma más simple, veloz y limpia. Esta era una práctica común en aquel entonces; las mujeres iban al doctor para ser ‘masajeadas’ (estimuladas) por un médico por el hecho de que padecían de algo que en ese entonces se le conocía como hiperemia pélvica (congestión de los genitales) y al cabo del rato de estar siento masajeadas tenían un paroxismo histérico (el día de hoy conocido como clímax) y se iban a su casa muy apacibles.

Es por esto, que el doctor Mortimer –en su anhelo de hacerse la vida más apacible- pues acababa muy adolorido al final de su día laborar, inventa ese primer aparato.

El vibrador fue el quinto artículo para el hogar en ser electrizado, tras la máquina de coser, el ventilador, la máquina de café y la tostadora.

Recientemente has descubierto que si aprendes a relajarte, a leer historias eróticas y se te ocurren ciertas fantasías te preparas para estar libre sexualmente. Si además de esto empleas un lubrificante tu experiencia es más agradable en el momento en que te tocas … El vibrador te abre un camino nuevo para explorar lo que es conveniente y natural para ti. Procura utilizarlo.

Ciertas mujeres tienen reservas si usan un vibrador para lograr el clímax. Si bien excitarse y provocarse el clímax usando el vibrador es tan natural como el que se consigue por otros medios. Además de esto tras la máquina hay una persona! Tu lo controlas, y debes ensayar hasta saber de qué manera te agrada más cambiando la presión y el punto donde lo aplicas, igual que esos toques y caricias manuales.

Propónselo a él si estás en pareja, a fin de que podáis compartir los dos vuestros sentimientos positivos y negativos, si los hay … Y a ciertos hombres les agrada estimularse los genitales con el vibrador. Al comienzo intentar hallar juntos no los placeres sexuales, sino más bien los sensuales, los relajantes, por medio de este recurso. Comenzar por el cuello, la espalda, los músculos de los brazos y de las piernas -no incluyendo los genitales- por el hecho de que el vibrador es genial para probar cosas distintas y para conseguir un placer o bien una relajación extra.

Por el momento estate relajada y date la ocasión de probarlo y cuando hayas logrado tu objetivo aprende otras formas de lograr el clímax. Después vas a ver otras formas de enriquecer tu contestación frente al clímax, cuando lo hayas logrado varias veces. De momento date la ocasión de descubrir que es una forma de estimularte agradable y que te da buenos resultados.

Para comenzar a emplearlo aplica una loción o bien un aceite en el cuerpo. Jamás uses el vibrador con la piel mojada, ni en el agua, salvo que la máquina esté dispuesta para ello. Recorre el cuerpo con él desde la cabeza, el cuero capilar y explora la cara, el cuello, los hombros y baja por los brazos, manos, llega a los pechos y accede al resto del cuerpo. Al comienzo excluye los genitales.

Pasados unos días de práctica aplícalo sobre los genitales, tal vez te sorprenda las vibraciones y la cercanía del clítoris, tal como lo hacías ya antes con los dedos. Cambia la presión, los movimientos y el sitio del vibrador. Si tiene múltiples accesorios, pruébalos. Si alguno se sostiene con la mano y la hace vibrar introduce uno o bien 2 dedos en la vagina y pásalo cerca de los genitales. Ve despacio, con tiempo y no procures la excitación, solo relájate y observa la reacción de tu cuerpo frente a la nueva estimulación. Hazlo a lo largo de 15 minutos y observa qué diferencias has encontrado entre estimularte con los dedos o bien con el vibrador.

Los vibradores pueden producir dudas sobre quienes recién se atreven a utilizarlos. No obstante, todo miedo se puede desvanecer con ciertos alcances sobre de qué forma hacer de este instrumento su mejor amigo eléctrico.

Usted tiene derecho al placer sexual, y asimismo está en su derecho a buscar de manera libre la manera de procurárselo. Los vibradores son instrumentos que estimulan la zona genital, y si quiere hacer empleo de uno, aquí le alcanzo ciertos consejos sobre qué hacer si recién asiste a este alivio ondulante.

– Nunca use el vibrador sobre la piel mojada o bien en el agua. Aunque hay algunos fabricados exactamente para emplearse en el agua, esta ventaja siempre y en todo momento está concretada.

– Recorra su cuerpo con él, explorando múltiples zonas. Es esencial ver de qué manera acepta la intensidad de las vibraciones, en especial en las cercanías del clítoris. Ensaye cambiando la presión, los movimientos y la localización del vibrador. Si viene con diferentes accesorios, pruébelos. Tómese su tiempo, relájese y empiece a aprender cómo reacciona su cuerpo a ese nuevo estímulo.

– Siempre y en todo momento use un lubrificante y limpie bien su objeto sexual ya antes y tras utilizarlo.

– El vibrador ha de ser de empleo personal y no lo debe compartir con otras personas, en tanto que a través de este pueden trasmitirse el SIDA o bien otras infecciones de transmisión sexual.

– Existen zonas altamente sensibles en el cuerpo sobre las que no es conveniente emplear el vibrador de manera directa. Estas son prácticamente siempre y en toda circunstancia el clítoris y los senos. Si es altamente sensible en estas zonas, aplique toques muy leves, apenas roces.

– Es conveniente comenzar el empleo del vibrador en las zonas laterales de la vagina. Además, es esencial sostener lubrificada el área. En caso contrario, se puede generar enrojecimiento, irritación y escozor.

– No use el vibrador sobre la piel inflamada o bien si tiene alguna erupción en esa zona.

– No se preocupe por el tiempo que necesite para lograr el placer. Recuerde que su cuerpo tiene capacidad orgásmica, solo precisa que lo estimulen.

Por otra parte, cuando las mujeres con disfunción orgásmica (lo que se llamaba ya antes frigidez) empiezan a trabajar con el vibrador, tienden a concentrar su interés en él, transformándolo en su centro de atención. Esto es comprensible por el hecho de que la estimulación que da es muy intensa; de ahí que debe rememorar que no tendrá una relación con el vibrador, sino va a emplearlo para tener una experiencia sexual y los ingredientes de esta incluyen la fantasía, las imágenes sexuales, la estimulación sensual (no sexual) y el movimiento.

Para finalizar, es bueno rememorar que posiblemente la aplicación de este estímulo tan fuerte, de manera directa sobre áreas sensibles, genere cierta insensibilidad momentánea. No se asuste, solo cambie el género de toque y estimule otra zona durante un momento hasta el momento en que desaparezca esta sensación.

Como diríase que el can es el mejor amigo del hombre, el vibrador es el mejor amigo del hombre para el sexo. No obstante, la mayor parte de los varones detesta que su mujer le traiga un vibrador a la cama. ¿Por qué razón? Eso merece otro artículo sobre vibradores y de qué manera los ven los hombres. Mientras, relájese y disfrute. ¡Está en su derecho!

Deja un comentario