Como se usan las bolas chinas

Como se usan las bolas chinas.Desde hace varios años, las bolas chinas están de tendencia. Así sea por sus beneficios terapéuticos (son muy eficientes en el tratamiento de la incontinencia urinaria, el prolapso pélvico, el estreñimiento crónico y las disfunciones sexuales entre otros muchos, de esta forma para robustecer la musculatura del suelo pélvico tras el parto y recobrar el tono muscular) o bien por el placer sexual que ciertas usuarias aseguran sentir cuando las llevan puestas, la verdad es que las bolas chinas se han transformado en un producto muy popular en los últimos tiempos. ¿Sabes verdaderamente de qué forma emplear las bolas chinas?

Como se usan las bolas chinas

Si jamás has usado bolas chinas  te preguntarás como se usan las bolas chinas , es conveniente que prosigas estos diez pasos:

Halla un instante del día en el que estés relajada y tengas tiempo a tu predisposición. Es esencial que estés apacible.
Ya antes de introducirte las esferas, lávalas con agua templada y jabón neutro y acláralas en abudancia.
Pone una pequeña cantidad de lubrificante o bien gel hidratante íntimo de base aguada sobre las esferas a la entrada de la vagina a fin de que la introducción sea más simple (en especial si tienes un tanto de sequedad vaginal). Es fundamental que el gel sea de base aguada para no dañar el material de las esferas. Nosotros aconsejamos INTIMAX.
Puedes seleccionar múltiples posturas para la introducción de las esferas: aconsejamos que lo hagas sentada sobre el inodoro, con las piernas tenuemente separadas. Si lo prefieres, puedes tumbarte boca arriba o bien aun hacerlo de pie.
Introduce primero una esfera en la vagina con un suave movimiento giratorio (la que no tiene adherido el cordón de extracción). Una vez que tengas la primera esfera dentro, puedes reiterar el proceso con la segunda esfera asegurándote de que el cordón de extracción queda por fuera de la vagina. (Tal y como si se tratase de un tampón).
Una vez que tengas las 2 esferas en la vagina y el cordón de extracción por fuera, ponte de pie y anda de manera lenta para habituarte a ellas. Es fundamental que no continúes sentada o bien tumbada, en tanto que a fin de que las esferas puedan cumplir con su misión, precisan que estés en situación vertical y en movimiento.
El único ejercicio que debes hacer mientras que lleves las esferas dentro, es procurar caminar con ellas eludiendo que se salgan. Si bien no vas a ser siendo consciente de esto, el ejercicio de contracción espontáneo de la musculatura del suelo pélvico que efectuarás a fin de que las esferas no se caigan, es precisamente lo que se llama como ejercicio de Kegel. No debes hacer ningún ejercicio auxiliar. Tan solo concentrarte en sostener las esferas en tu vagina mientras que estés en situación vertical.
En dependencia del estado de tu suelo pélvico, el ahínco por sostener las esferas en tu vagina va a ser mayor o bien menor. Cuanto más desgastada esté la musculatura de tu suelo pélvico, más te va a costar sostener las esferas dentro sin que se salgan. Deja de preocuparte. Puedes iniciar por pocos minutos al día y también ir gradualmente acrecentando el tiempo de empleo hasta llegar a una hora diaria.
Cuando extraigas las esferas, recuerda que debes lavarlas con agua templada y jabón neutro. Déjalas secar al aire o bien sécalas con un paño que no desprenda restos.
Por último: recuerda que el éxito en tus resultados va a depender sobre todo de lo incesante que seas al emplear las esferas. ¡Ahora que bien sabes precisamente de qué manera utilizar las bolas chinas no tienes disculpa! Úsalas todos y cada uno de los días (si bien solo sea unos minutos) y dentro de poco vas a ver los resultados y sabrás como se usan las bolas chinas.

Deja un comentario