BONDAGE TAPE

Además de Bondage Tape en nustra tienda tenemos:

Escapar de la rutina y pasar un momento divertido es posible gracias a esta gama de juegos para adultos que hemos seleccionado para ti.

¿Por qué comprar bondage tape?

El término bondage tape reúne una serie de prácticas sexuales y fantasías eróticas. Procede de las palabras bondage (término inglés para referirse a la inmovilización de un cuerpo con fines eróticos), disciplina, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo. bondage tape acostumbra a emplearse como término general, si bien no necesariamente todas y cada una de las personas gozan por igualmente los 6 conceptos que reúne o bien, sencillamente, solo practican ciertos de ellos.

Una de las principales críticas de que quienes practican el Bondage tape hacen a la saga Cincuenta sombras de Grey es el hecho de que se transmita el mensaje de que el protagonista practica Bondage tape (es un amo) por el hecho de que está repleto de traumas infantiles y de adolescencia. «Eso es una estupidez», asevera rotundamente Francisco Campos, frecuente en las prácticas sadomaso. «Ni somos unos traumados ni unos tíos extraños. Nos agradan unas determinadas prácticas sexuales o bien nos excitan ciertas fantasías eróticas. Punto. No hay nada sórdido en ello, ni mucho menos patológico».

¿Cuáles son las reglas básicas del bondage tape?

La regla más esencial del BDSM es, exactamente, que las reglas se acuerdan entre los participantes. Quién va a ser el/la amo/a, el/la sumiso/a, hasta dónde se puede llegar, si va a haber palabras de seguridad que aseguren que los dos puedan parar si algo deja de agradarles… «La clave es la confianza. Todo está más pactado que en una relación íntima normal. Los límites se fijan por adelantado y jamás me he encontrado con una mala experiencia de que alguien los traspasara», apunta Nicolás Méndez.

Tanto Francisco como Nicolás coinciden en la relevancia esencial de las palabras de seguridad, especialmente cuando no se conoce demasiado a la otra persona. Son términos con los que se señala al compañero sexual que las cosas van por un camino que no les agrada o bien que el grado de dolor provocado va alén de lo aceptable.
¿Traspasa el BDSM los límites de la cama?

Otra característica de Cincuenta sombras de Grey con las que muchos están en disconformodidad es el hecho de que sus protagonistas, Christian y Anastasia, lleven su relación amo-sumisa a todos y cada uno de los campos de la vida. Él controla cada movimiento de ella, y no es esa experiencia la que nos cuentan otros practicantes de BDSM.

Nicolás, en verdad, ni tan siquiera se siente cómodo bajo el gabán de esas siglas: «Aunque todo cuanto hago es lo que se define como BDSM, a mí jamás me ha agradado etiquetarme como tal, exactamente pues implica una carga de control con la que no me identifico. Me agrada practicar sexo fuerte, con un componente de sumisión, mas eso dura lo que dura la relación sexual».
Cincuenta Sombras Bdsm cinco

Francisco coincide con él: «Cuando he tenido pareja, podía ser amo y sumisa, mas única y únicamente en lo sexual. Siempre y en todo momento me he considerado feminista, y nunca se me pasaría por la cabeza procurar dominar a mi pareja fuera de lo sexual. En verdad, creo que sería realmente difícil que me enamorase de una mujer de carácter sumiso. El sexo es una cosa y la relación entre las personas es otra».
¿Exactamente en qué géneros de relaciones tiene cabida el BDSM?

A priori, puede parecer que el BDSM implica prácticas que solo tienen sentido en un determinado género de relación, mas no siempre y en toda circunstancia es de esta manera. Existe BDSM en parejas monógamas, abiertas, poliamorosas o bien, sencillamente, como practicantes ocasionales de alguna de sus variaciones. Francisco lo confirma, al aseverar que ha practicado siempre y en todo momento BDSM, «con parejas estables, con parejas ocasionales y en acuerdos de relación aproximadamente liberal. Y asimismo conozco gente con relaciones muy muy usuales que prueban esto dos veces por año, para darle un tanto de salsa a la rutina».
Cincuenta sombras de Grey, BDSM

«Hay mucho mito alrededor del BDSM. En mi caso, y en el de ciertos compañeros que he tenido, ni todo el sexo que tenemos es BDSM, ni todos somos siempre y en todo momento amos o bien sumisos rigurosos ni usamos siempre y en toda circunstancia objetos como esposas, fustas o bien máscaras. En ocasiones nos puede apetecer una cosa, en ocasiones otra. Y otras personas sí que se ajustan más a siempre y en todo momento lo mismo, mas vaya… nada diferente a lo que sucede en otro campo», nos confiesa Nicolás.

Las 2 personas con las que hemos hablado coinciden en el primer consejo para introducirse en el planeta del BDSM: psique abierta. Semeja simple imaginar que alguien con una mentalidad limitada en lo sexual no se propondría estas prácticas, mas Cincuenta sombras de Grey «ha hecho mucho daño», en palabras de Francisco Campos. «Me he encontrado con ciertas chicas que deseaban probar, tras el fenómeno de la película y que, cuando ven de qué va verdaderamente la historia, se amedrentan. No hay consejo mejor que venir bien informado ya antes de meterse de lleno en el BDSM».

Hemos preguntado a los dos de qué manera se comenzaron en el BDSM y qué implicaciones tiene en su vida rutinaria. Francisco nos confiesa que fue hace unos años, en un club de la ciudad de Londres al que asistió movido por la curiosidad que le provocó un amigo que le charló de ello, cuando en España era un fenómeno poco conocido. Nicolás reconoce que jamás ha visitado clubs de este género ni está demasiado seguro de que existan fuera de las grandes urbes. En su caso, fue una pareja quien lo introdujo y, desde ese momento, Internet es su aliada en el momento de conocer gente con la que comparte intereses.

Sí coinciden los dos en que no es algo de lo que charlen frecuentemente con su ambiente, mas tampoco sienten, en ningún caso, que el BDSM los fuerce a llevar una doble vida. «No hablo con prácticamente absolutamente nadie de lo que hago en cama, mas es que tampoco lo charlaría si no fuese BDSM. Es algo privado y no charlar de ello, a mi parecer, no guarda relación con esconder una parte de mi vida», nos comenta Francisco.

En conclusión, confianza, conocimiento y seguridad son los términos clave para quien quiera iniciarse en el BDSM, sea porque Cincuenta sombras de Grey les ha provocado curiosidad o por otra razón, pero siendo muy conscientes de que realidad y ficción son cosas muy diferentes.