BOLAS CHINAS

Además de Bolas Chinas en nuestra tienda tenemos:

No te puedes imaginar lo reales que parecen estas muñecas hinchables. Seguro que piensas en las muñecas hinchables de tu despedida de soltero. No estas parecen reales. Entra y compruebalo.

¿Por qué comprar bolas chinas?

Bolas chinas ¿qué son?, ¿de qué manera seleccionar las mejores?, ¿cuánto tiempo se deben llevar puestas?, ¿se deben emplear a lo largo del embarazo?, ¿y a lo largo de la regla?…

La primera cosa que deseo decir es que las bolas chinas no son una herramienta que dé placer, por lo menos, no placer sexual directo.

No, Sr. Grey, siento desilusionarle.

Pese a que desde el momento en que se publicó el renombrado libro cincuenta sombras de Grey las ventas de bolas chinas se han disparado espectacularmente en los países donde ha sido bestseller, por el momento, no conozco a ninguna mujer que llevando puestas unas bolas chinas sienta placer alguno.

Si que me lees sientes placer o bien excitación cuando llevas puestas unas bolas chinas, por favor, comparte tu testimonio con nosotras dejándonos un comentario y, sobre todo, ¡enhorabuena! Eres una genuina privilegiada.

No niego que puedas echarle imaginación (el estimulante más potente, a propósito) y fantasía al tema y que de ahí brote excitación y una cosa lleve a otra mas, placer sexual no da llevar puestas unas bolas chinas como tampoco lo hace llevar un tampón.

Lo segundo que deseo resaltar es que, si bien el negocio de juguetes eróticos haya encontrado un filón explotando el lado “terapéutico” de las bolas chinas y ciertos nos las quieran vender como la panacea y la solución a todos y cada uno de los inconvenientes de suelo pélvico, siendo totalmente honestos, ni esta ni ninguna es una solución única y válida para todo el planeta.

En verdad, para aquellas mujeres con hipotonía (suelo pélvico muy desgastado) puede resultar totalmente frustrante, e inclusive llegar a profundidzar en una depresión posparto, revisar que no son capaces de sostener una sola bola a lo largo de ni tan siquiera un minuto. Por no charlar de los casos de hipertonía (exceso de tensión) de suelo pélvico, donde el empleo de bolas chinas está por norma general desaconsejado, o bien mujeres con vaginismo que no podrían lograr ni tan siquiera colocárselas.

Cada mujer es un planeta, cada inconveniente de suelo pélvico es único y puede tener causas y circunstancias diferentes que requieran tratamientos únicos y diferentes, de ahí que, siempre y en todo momento te recomendamos que asistas a un especialista y que confíes en él para localizar un diagnóstico atinado y tu tratamiento adaptado.

Lo que sí semeja probado es que el empleo continuado de bolas chinas por la parte de mujeres adultas y sanas ayuda en buena medida a progresar el tono de los músculos del suelo pélvico incrementando la irrigación sanguínea y la lubricación natural de la vagina, lo que, revierte de forma directa en una mejora notable en la calidad de las relaciones íntimas. Hablando claro: clímax más largos y también intensos y restauración de la sensibilidad sexual cuando, por servirnos de un ejemplo, la hemos perdido tras un parto largo o bien traumático con fórceps, episiotomía, etcétera

Del mismo modo, un suelo pélvico tonificado y robustecido va a ayudar a eludir incontinencias urinarias y reducir el peligro de prolapso, como comentábamos ya antes, en ciertos casos.

Una vez dicho esto, veamos exactamente en qué consiste el funcionamiento de las bolas chinas y porqué son eficientes en el fortalecimiento del suelo pélvico.

Qué son las bolas chinas y de qué forma marchan

Las bolas chinas, bolas de geisha o Ben Wa, que, pese a su nombre, no tienen su origen realmente en China, sino más bien en Japón, si bien no hay evidencias fiables, son un mecanismo formado en general por 2 bolas, unidas por un cordón, en cuyo interior se encuentra otra bola más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene cuando, al llevarlas colocadas, la mujer camina o está simplemente en movimiento.

La vibración que produce el choque de esta bolita contra las paredes de la vagina provoca una contracción involuntaria y continua de los músculos que la rodean, aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular.

Hay mujeres que notan de forma perfecta de qué forma vibra la bolita en la esfera que la contiene cuando se mueven llevándolas puestas, otras en cambio, debido a la debilidad de sus músculos o bien a que las bolas están en el tercio superior de la vagina que carece de sensibilidad, no aprecian nada. Es normal, puede acontecer y no significa que no estén siendo eficaces.

La eficacia de las bolas chinas para mejorar el tono muscular se fundamenta, por consiguiente, tal como terminamos de explicar, en 2 conceptos:

Una pequeña bola en su interior que choca contra las paredes de la vagina cuando las empleamos, que puedes llegar a sentir o bien no.
El movimiento, que es necesario que hagamos, para que esa bolita se mueva y choque contra las paredes.

De nada te servirá ponerte unas bolas chinas y tumbarte en el sofá o sentarte a trabajar enfrente del ordenador.
Bolas chinas de oro


Diferencia entre tono y fuerza muscular, diferencia entre bolas chinas y pesos o conos vaginales

Esta es una cuestión un poco técnica y he necesitado ayuda de mi compi experta en el tema Laura Rojas, jeje, pero resumiendo y para entendernos:

El tono muscular sería la ligera tensión involuntaria y también inconsciente que tiene un musculo estando en reposo, mientras que la fuerza sería la capacidad que tiene ese músculo de vencer una determinada resistencia contrayéndose de manera voluntaria y consciente.

FuerteAsí, por poner un ejemplo y de manera más gráfica, el cuello tiene la tensión suficiente para mantener la cabeza erguida sin que seamos conscientes de ello mientras que un bíceps debe ejercer voluntariamente la fuerza suficiente como para levantar una pesa de cierto tamaño.Músculos tonificados

Una persona puede ser muy fuerte y estar poquísimo tonificada o a la inversa.

Puesto que lo mismo pasa con los músculos del suelo pélvico. Puedo tener mucha fuerza en esos músculos cuando los contraigo de manera voluntaria, pero cuando son requeridos por el cuerpo para efectuar una función inconsciente y también involuntaria es posible que no tengan el tono adecuado para efectuar esa función apropiadamente.

Para comprender esta diferencia no he necesitado más ayuda de Laura pues eso fue exactamente lo que me pasó a mí tras 2 partos. He debido adiestrar la tonicidad de mis músculos del suelo pélvico porque, aunque cuando los contraía de forma voluntaria tenía mucha fuerza en ellos, cuando necesitaba que actuasen de manera involuntaria y refleja no lo hacían por carencia de tonicidad. De este modo, cuando estornudaba, tosía o bien corría mis músculos del suelo pélvico no tenían la suficiente tonicidad como para retener de manera inconsciente la orina en la vejiga y eludir que tuviera escapes. Dicho de otra manera, tenía incontinencia de esfuerzo.

Cuando hago ejercicios de Kegel estoy contrayendo consciente y de forma voluntaria mis músculos del suelo pélvico, por ende, estoy entrenando la fuerza de esos músculos. Lo mismo ocurre cuando uso conos o bien pesos vaginales, contraigo voluntaria y de manera consciente los músculos del suelo pélvico para eludir que se salgan.

No obstante, cuando llevo unas bolas chinas lo que se está adiestrando es el tono muscular puesto que no estoy realizando ninguna contracción voluntaria. Es la vibración de la bolita que contiene en su interior lo que está estimulando determinadas fibras de mis músculos, incrementando la irrigación sanguínea y mejorando, por consiguiente, el tono.
Bola-interna-bolas-chinas-En-Suelo-Firme

Bolita interna que maximiza la eficacia de las bolas chinas En Suelo Firme

Si aparte de llevar puestas unas bolas chinas, practico ejercicios de Kegel o contracciones voluntarias del suelo pélvico voy a estar adiestrando tanto el tono como la fuerza muscular.

Espero que con esta pequeña explicación entendamos entonces cuál es la diferencia entre el uso de bolas chinas y el uso de pesos, bolas macizas que no tienen otra bola en su interior o bien conos vaginales.

De qué manera seleccionar unas bolas chinas. ¿Qué bolas chinas son las mejores?

Las mejores bolas chinas son aquellas que mejor se amoldan a tu cuerpo y a tus necesidades específicas.

Como hemos comentado hasta el momento, de entrada, cualquier mujer adulta sana y con un mínimo de fuerza en su suelo pélvico podría utilizar unas bolas chinas. Mas, ¿qué debo tener en consideración para decidirme por unas o bien otras?

Yo, particularmente, he basado mi resolución en estas características: medidas, peso y materiales empleados en su fabricación.

Para vuestra sencillez, os notificamos de que tenemos una cuidada selección de bolas chinas en la tienda de En Suelo Firme.
Medidas:

La primera cosa que me sorprendió cuando vi por vez primera unas bolas chinas fue su “enorme” tamaño. Eran 2 bolas chinas de sex shop que medirían prácticamente cuarenta mm y que me parecieron muy grandes y muy pesadas. Entonces te percatas de que te las puedes poner sin inconveniente.
Comparación-tamaño-bolas-chinas-En-Suelo-Firme

Comparación de tamaño de bolas chinas En Suelo Firme

La medida “normal” está en torno a los treinta y cinco mm. si bien podemos localizar modelos más pequeños concebidos para mujeres que no han dado a luz o bien que personalmente prefieran y les queden más cómodas estas más pequeñas.

En todo caso, es interesante meditar que lo esencial es que la(s) bola(s) se sostenga puesta y que su vibración se transmita a las paredes de la vagina, con lo que, semeja mejor comenzar por un tamaño más grande y un peso menor.
Peso:

Pese a lo que se pueda meditar a priori es mejor iniciar por unas bolas chinas de poco peso que podamos sostener sin inconveniente y que nos dejen proseguir con la terapia. Utilizando unas bolas chinas demasiado pesadas que se salgan con sencillez solo lograrás frustrarte y desamparar el adiestramiento. Además de esto, como ya hemos visto, su eficiencia no se fundamenta en el peso.

Por otro lado, asimismo es interesante que te ofrezcan múltiples bolas de diferentes pesos que puedas conjuntar y también ir amoldando a la mejora y mayor capacidad de retención que progresivamente van a probar tus músculos del suelo pélvico.

En el mercado hay una enorme pluralidad de marcas que ofrecen múltiples bolas en un mismo paquete con diferentes tamaños y/o pesos desde veintiocho g. hasta cien g. o bien más.
Materiales:

Siendo para un empleo tan íntimo qué menos que preocuparnos un tanto por qué razón materiales se están usando en la fabricación de tus bolas chinas.

La silicona o bien el ABS/PC de grado médico, utilizados en especial por su carácter hipoalergénico, ganan terreno puesto que suponen una enorme garantía de higiene y de que no van a provocar irritaciones ni perturbaciones dermatológicas.

Procura eludir los materiales porosos, el plástico lo es, que pueden contener bacterias.

Presta atención al material del cordón que no sea de hilo, por exactamente la misma razón.

Por otro lado, es fundamental informarse de la presencia de ftalatos (DEHP free) o bien cualquier otro componente tóxico o bien irritativo entre los materiales de fabricación de nuestras bolas chinas.
Apampado-Luna-Beads-detalle

Bolas chinas Apampado Luna Beads tamaño normal para el fortalecimiento y rehabilitación del suelo pélvico.
¿Para quiénes está indicado el empleo de bolas chinas?:

Por norma general, como comentábamos previamente, cualquier mujer adulta, sana y con un mínimo de fuerza en sus músculos de suelo pélvico podría utilizar unas bolas chinas.

Como terapia precautoria antes que aparezcan los primeros síntomas de disfunciones (incontinencias, prolapso, etcétera) en aquellas mujeres sanas que desean robustecer su suelo pélvico pues se hallen o bien vayan a entrar en un conjunto de riesgo:

Frente a la planificación de un embarazo.
Tras uno o bien múltiples partos, especialmente si han sido traumáticos largos, múltiples y complejos. Como es natural, una vez superada la cuarentena.
Mujeres con sobrepeso o bien obesidad.
En la menopausia para prevenir la aparición de prolapsos.
Mujeres adultas de cualquier edad que practican frecuentemente deportes hiperpresivos o bien de impacto (aerobic, running, tenis, etcétera).
Vocalistas.
Estreñimiento crónico.
Mujeres que frecuentemente deben cargar peso.
Tratamiento coadyuvante ya antes y tras una cirugía genitourinaria o bien pélvica siempre y cuando se respeten los plazos que nos prescriba nuestro especialista. Por norma general debe aguardarse unas 6 semanas tras una cirugía pélvica.

Como terapia de mejora de los próximos síntomas y siempre y cuando se haya consultado anteriormente con un especialista:

Incontinencia urinaria de esmero.
Incontinencia urinaria mixta.
Fortalecimiento del suelo pélvico tras el parto, una vez superada la cuarentena.
Tratamiento de disfunciones sexuales (falta de sensibilidad, minoración de la intensidad del clímax) provocadas por la debilidad de los músculos del suelo pélvico.

¿Exactamente en qué casos no se deben utilizar las bolas chinas?:

Generalmente, a lo largo del embarazo no está recomendado su empleo. Si bien si tu embarazo no es considerado de peligro puedes preguntar a tu ginecólogo sobre la pertinencia de emplearlas quien te insistirá entonces en que pongas una singular atención al cumplimiento de las reglas de higiene y mantenimiento de tus bolas chinas.
A lo largo de la cuarentena ni en las primeras semanas de restauración postparto, hasta el momento en que nuestro ginecólogo nos dé vía libre.
Si sufres una infección vaginal y/o del tracto mingitorio.
Si sientes dolor al llevarlas puestas.
A lo largo de la regla así como tampones absorbentes. Honestamente, chicas, ¿a alguien le apetece ponerse unas bolas chinas y ponerse a hacer ejercicios de Kegel mientras que tiene el periodo?
En las relaciones íntimas a lo largo de la penetración.
Como norma, en las 6 semanas siguientes a una cirugía genitourinaria o bien pélvica.

Colocación de las bolas chinas:

Puedes empezar utilizando una bola más grande de poco peso y continuar con otra bola igualmente tamaño mas más peso, entonces 2 bolas, otras más pequeñas y más pesadas, etcétera, hasta agotar las posibilidades que te ofrezca el paquete que te hayas comprado.

La(s) bola(s) deberá(n) quedar insertadas más o menos en el lugar donde se pondría un tampón, intentando que el cordón sobresalga sutilmente de la vagina para facilitar su extracción.

Se aconseja el empleo de un tanto de lubrificante de base aguada, jamás a base de silicona, para hacer más cómoda su inserción.

Para facilitar la inserción puedes emplear asimismo el gel hidratante Intimina que no es precisamente un lubrificante, sino más bien un hidratante que evita que queden demasiado escurridizas y no se sostengan en su lugar.

Una vez puestas, solo debes ponerte de pie y empezar a caminar y a moverte. La gravedad y tus músculos van a hacer todo el trabajo.
¿Cuánto tiempo hay llevarlas puestas?

Normalmente, se acostumbra a comenzar por diez-quince minutos diarios, si puedes conseguir sostenerlas en su lugar, para ir incrementando progresivamente hasta llegar a 2 o bien 3 horas cada día. Más no es preciso y además de esto podría no ser tan ventajoso. Crea que un exceso de tono, hipertonía, no es bueno y sí, ¡puedes llegar a tener agujetas!

Si no eres capaz de sostenerlas en su lugar, puedes regresar a ponerlas las veces que sea preciso o bien aun utilizarlas tumbada y también procurar contraer los músculos del suelo pélvico para eludir que salgan mientras que tiras del cordón de extracción como una forma de comenzar a ejercitar tu suelo pélvico.

Lo idóneo en casos de tanta debilidad muscular que te resulte imposible sostener una sola bola es que empieces con una rutina de ejercicios de Kegel para después, una vez hayas tomado conciencia de estos músculos y sepas encontrarlos y contraerlos de forma independiente, proponerte seguir con el empleo de bolas chinas conforme tus músculos vayan adquiriendo progresivamente más fuerza y tono.
¿De qué forma usarlas?

Como he intentado explicar en la primera una parte de este artículo, las ventajas que aporta el empleo de bolas chinas se logran “tan sólo” llevándolas puestas o bien, en el caso de las menos agraciadas, “intentando” sostenerlas puestas.

Su mecanismo basado en la vibración o bien choque de la pequeña bola que poseen en su interior contra las paredes de la vagina hace que estas y los músculos que la rodean aumenten su tonicidad, lubricación y también irrigación sanguínea. Con lo que, solo colocándolas y manteniéndolas mientras que estamos en movimiento ya vamos a estar incrementando el tono de nuestro suelo pélvico.

Si aparte de llevarlas puestas, efectuamos una rutina de ejercicios de Kegel, como por servirnos de un ejemplo la que ilustramos en la fotografía, vamos a estar no solo incrementando la tonicidad, sino más bien asimismo la fuerza de nuestros músculos de suelo pélvico:
Rutina ejercicios de Kegel con bolas chinas

Rutina ejercicios de Kegel con bolas chinas En Suelo Firme

Contrae y eleva
Mantén la contracción
Suelta la contracción
Descansa y relaja